Bienvenido a la página del Movimiento por la Justicia - Propuesta '88.

Nos hemos constituido con el fin de involucrarte en la actividad dirigida a conseguir una justicia digna de un país civilizado, rápida y eficaz (precisamente por esto nuestro estatuto prevé la posibilidad de que se asocien al Movimiento también personas que no sean jueces). De hecho estamos convencidos de que la justicia - como todos los grandes "temas" de la convivencia cívica (por ejemplo, la educación y la sanidad) - nos concierne a todos y no solamente a pocos "sacerdotes". Asimismo, ya que es justo que todos opinen sobre los cambios necesarios o los que en cualquier caso se van produciendo, ningún cambio "fuerte" podrá realizarse sin la fuerza del consenso de los ciudadanos y sin la autoridad dimanante de una meditación profunda y coral.

Así esta página no constituye solamente el obligado recurso a las "maravillas de la técnica", como homenaje a las exigencias de la modernidad, sino también el camino imprescindible para quien quiera llegar a todos, a fin de fomentar un espíritu de "compañerismo" fundado en el compromiso civil y en la pasión democrática, mucho más que en la pertenencia a una misma profesión.

Conocerás nuestros problemas (que desde luego son tus problemas, porque si la justicia no funciona es tu problema, ciertamente no sólo nuestro), nuestros programas, nuestras actividades. Sobretodo, podrás comunicarnos tus criticas, tus peticiones, tus sugerencias. En fin, empezará un diálogo que se propone contrastar el método del poder - que desde siempre divide a fin de mandar - tratando de unir, para llegar a ser hombres libres en un país libre.

Si eres un juez o un abogado, tu participación nos interesa de manera muy especial, porque Abogacía y Judicatura - las dos caras de la medalla de la Justicia - tienen hoy la obligación moral y política de comunicar y de colaborar, para superar las absurdas barreras que tanto favorecen a quienes no quieren reformar la Justicia en absoluto.

Un viejo proverbio ruso dice: "Si tu corazón es una rosa, tu boca pronunciará palabras perfumadas". Si tu corazón es democrático y quiere que todos progresen, en la libertad, tu ordenador encontrará sin duda un poco de tiempo para dedicar a los problemas de la legalidad y de la justicia.